búsqueda

jardin-de-eden2

«El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén para que lo cultivara y lo cuidara. Y el Señor Dios ordenó al hombre: “De todo árbol del huerto podrás comer, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás», Génesis 2:15–17.

Al leer este pasaje, muchos se quedan con la misma duda: ¿Por qué puso Dios el árbol del conocimiento del bien y del mal en el huerto de Eden si sabía que ellos iban a desobedecerlo? Ciertamente, esta pregunta puede abrir las puertas a muchas otras dudas sobre la soberanía de Dios y la caída del hombre. Sin embargo, en este post no quiero hablar de eso, sino de la motivación particular de Dios al colocar un árbol en el jardín de Eden y prohibir su fruto.

En una entrevista del podcast Ask Pastor John, el pastor John Piper respondió a esta pregunta de la siguiente manera:

¿Qué estaba diciendo Dios al prohibir el comer de un árbol entre los millones de arboles en el jardín? El estaba diciendo: «Te he dado vida. Te he dado un mundo lleno de placer: placeres de sabor, vista, sonido, aroma y alimento. Solo un árbol les he prohibido. Y el punto de la prohibición es preservar los placeres del mundo, porque si comes de ese árbol, me estarás diciendo: ‹Soy más inteligente que tú. Tengo más autoridad que la que tú tienes. Soy más sabio que tú. Pienso que puedo cuidarme mejor que tú me puedes cuidar. Tú no eres un Padre muy bueno. Entonces te voy a rechazar›. Entonces, no comas del árbol porque me estarás rechazando a mí y todos mis buenos regalos y toda mi sabiduría y cuidado. En lugar de hacer eso, sigue sometiéndote a mi voluntad. Sigue confiando en mí como un Padre y sigue comiendo de estos arboles como una manera de disfrutarme. Hay 10,000 arboles, cada fruta imaginable. Solo ve y come. Sé agradecido. Te los he dado y míralos como expresiones de mi bondad y saboréalos de esa manera».

… [al árbol prohibido] es una advertencia. «Si escoges independencia en lugar de Dios-dependecia, perderás el placer del jardín y a Dios con ello».

… Prohibir un árbol es una manera de asegurar que todos los placeres de todos los otros arboles son sumamente placeres en Dios.

Tim Keller, en una entrevista, respondió lo siguiente a la misma pregunta:

Lo interesante del árbol es que no parece haber alguna razón en particular para prohibir su fruto, ¿verdad? Él dice que pueden comer de todo los arboles del jardín excepto este. Pero no les dice por qué. Cuando mi hijo tuvo diez años, era muy difícil para él obedecer. Yo le decía: «Obedéceme, soy tu padre. Te dije que hicieras esto. Hazlo porque yo te lo he ordenado». ¿Sabes cómo me respondía? Él respondía: «Papá, con mucho gusto te obedecería si solo me dieras una explicación razonable. Dime por qué hacerlo es bueno para mí o para toda la raza humana». Y yo diría, «Si solo me obedeces cuando te lo explico, no me estás obedeciendo, solo estás coincidiendo conmigo. Quiero que me obedezcas porque tengo 45 años y tú 10. Sé un poco más acerca de la vida que tú y no quiero explicártelo porque no lo podría encajar en tu cerebro de 10 años». Entonces, Dios le dijo a Adan y Eva que no comieran del árbol sin dar una explicación.

Creo que el significado allí es que Dios nos está diciendo: «Quiero que me obedezcas porque me amas. Quiero que hagas algo porque yo soy Dios y tú no. Quiero que obedezcas no porque te beneficia o porque tienes una buena razón para hacerlo. Quiero que me obedezcas porque soy Señor y Salvador. Hazlo porque me amas por quien soy». Y Adan y Eva no lo hicieron.

Entonces, a la luz de estas dos respuestas, quisiera hacer algunas observaciones  y agregar un poco a la discusión:

  1. Ambas respuestas reconocen que lo importante no es lo superficial, sino la Palabra de Dios. Es decir, no es que el fruto o el acto de comer el fruto fuera algo inherentemente pecaminoso. Eso sería una interpretación demasiada superficial. Después de todo, Adán y Eva fueron permitidos y ordenados a comer el fruto de muchos otros arboles. Lo que hace que este acto sea pecaminoso es que el acto va en contra de la Palabra de Dios. En este caso, la razón para obedecer a Dios no es simplemente práctica (pues la fruta no era venenosa, ni estaba podrida); la razón para obedecer a Dios es porque Él había dicho que no debían hacerlo, y su no es no. Dios no tiene que darnos una razón para prohibir algo. Si lo prohibe, nuestra respuesta debe ser obediencia.
  2. Ambas respuestas reconocen que la obediencia es un acto de amor. Seguramente uno puede obedecer solamente por obligación. De hecho, la marca de una persona que solo obedece porque siente que debe hacerlo es buen comportamiento con poco gozo. Pero eso no significa que hay algo malo con la obediencia. Simplemente muestra que uno está obedeciendo por las razones incorrectas. La verdadera obediencia no se lleva a cabo con motivaciones egoístas, sino con amor para nuestro Señor, sabiendo que al hacerlo, estamos caminando hacia el verdadero gozo. Este gozo está arraigado en el hecho de que Dios es confiable y sumamente más sabio que nosotros, y cuando obedecemos, estamos confiando que sus caminos son mejores que los nuestros (Is. 55:8). Como lo dijo Tim Keller, no obedecemos a Dios simplemente porque estamos de acuerdo con El o porque nos sentimos obligados. Obedecemos a Dios porque lo amamos y sabemos que El nos amó primero.
  3. A fin de cuentas, se trata de confiar en Dios. La Biblia no nos da una razón explícita por la que Dios puso el árbol del conocimiento del bien y del mal en el huerto de Eden. Sin embargo, al hacerlo Dios nos mostró dos cosas esenciales de su naturaleza: 1) El es la autoridad máxima y 2) Él es confiable. Dios tuvo la autoridad para establecer las reglas del huerto de Eden y todo lo que Dios dijo (hasta la consecuencia que ocurriría al no obedecer) se cumplió.

Mostrar comentarios

Comentarios:


5 pensamientos sobre “¿Por qué puso Dios el árbol del conocimiento del bien y del mal en el jardín de Eden?”

  1. Roberto Eric Lugo Rivera dice:

    Adán fue colocado bajo un pacto de obras y bajo una posición condicional, esto según la teología pactal. De igual modo, Cristo, el Hijo, al despojarse, al vaciarse, al autolimitarse en Su primera venida, convirtiéndose en el Segundo Adán, fue puesto por Dios el Padre en una posición condicionada. Condicionada a la perfecta o obediencia. Al cumplir cabalmente con el mandamiento de Dios, simple, de no comer del fruto del árbol prohibido, Adán sería confirmado como cabeza de la raza humana, de una raza que honrara y glorificara al Creador. Entiendo y quizá especulo, que Adán, a medida que fuera obediente a esa ley sería colocado eventualmente en una posición de autoridad incondicional, puesto que estaba bajo un pacto de obras. ¿Por qué pienso así? Porque lo veo en el ejemplo de Cristo, en Filipenses 2:5-11. Cristo fue obediente hasta la muerte, humillándose a lo sumo y el Padre lo exaltó hasta lo sumo, dándole un Nombre sobre todo nombre y haciéndole Cabeza de una Nueva Familia, la familia de Dios.

    Adán es figura y sombra del Verdadero Adán, Cristo. El primer Adán nos llevô a todos a la ruina… Pero el Segundo, nos trasladó juntamente con Él al Reino de Dios.

    Al final, el designio soberano de Dios, fue desde la eternidad, exaltar a Su Hijo y levantar de Él una simiente incorruptible. Su sabiduría es infinita y perfecta. A Él la gloria.

    Expongo humildemente mi opinión tocante a este tema y me gustaría ser corregido si estoy en error doctrinal. No quiero enseñar herejías en mi congregación.

    Dios les bendiga.

    1. Daniel dice:

      Muy acertado, hay una gran ventaja en conocer de teología bíblica, a Dios sea la gloria.

      1. Steven Morales dice:

        ¡Totalmente de acuerdo!

  2. Mauricio dice:

    me gustaron muchos los 3 puntos más que has expuesto hermano Roberto. Shalom!

    1. Steven Morales dice:

      Gracias, Mauricio. ¡A Dios sea la gloria!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Steven Morales

Steven es el Director de Operaciones para Coalición por el Evangelio. También sirve como uno de los pastores en Iglesia Reforma en la Ciudad de Guatemala. Puedes encontrarlo en Twitter.